¿Por qué es importante la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe?

Luego de que el estado de Oaxaca se convirtiera en la segunda entidad federativa de México en despenalizar el aborto,  recordamos las exigencias de las feministas latinoamericanas en 1990 cuando se llevó a cabo el V Encuentro feminista Latinoamericano en San Bernardo, Argentina, en el que acudieron feministas de diferentes países de la región, entre ellos México. En el Encuentro se acordó nombrar el 28 de septiembre como el Día por la Despenalización y Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe, para recordar a los gobiernos latinoamericanos y caribeños que los derechos reproductivos de las mujeres siguen en la agenda y no han sido cumplidos.  Hoy, 29 años después, seguimos reclamando este derecho.

El comité de Derechos Humanos encargado de supervisar la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos por sus Estados parte, menciona que las medidas diseñadas para regular la interrupción legal del embarazo de los Estados no deben poner en riesgo las vidas de las personas embarazadas, someterlas a dolor, sufrimiento físico o mental, discriminaciones o interferir arbitrariamente con su privacidad. Esto supone que los Estados deben garantizar el aborto seguro en los países ya que es parte de los acuerdos internacionales de Derechos Humanos, sin embargo, en América Latina, los únicos países que han validado el derecho a un aborto seguro son Cuba y Uruguay. 

Por otra parte, los códigos penales de algunos Estados, criminalizan el aborto, orillando a las mujeres que desean interrumpir sus embarazos a realizarse abortos inseguros que ponen en riesgo su vida, mismos que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son los causantes del 75% de las muertes maternas en América Latina.

En este sentido, en México aún falta que se reconozcan los derechos reproductivos de las mujeres y se despenalice el aborto en las 30 entidades restantes. 

 

Foto 1

El hecho de que esté tipificado como delito, no sólo está violando el derecho a decidir de las mujeres sobre cuántos hijos tener, o de ser o no ser madres, sino que crea un ambiente de criminalización social en el que la sociedad percibe el aborto como un asesinato, el cual está muy alejado a una interrupción del embarazo. De esta forma, han sido criminalizadas mujeres que han tenido abortos espontáneos y juzgadas legalmente por el delito de homicidio en razón de parentesco, cumpliendo penas de hasta 30 años en prisión (Ver Documental: “Las Libres. Una historia después de…”). Estos casos han dado pie a reformar los conceptos de “protección de la vida desde la concepción” en las Constituciones de las entidades federativas de México, sin embargo la protección de la vida no impide que las mujeres puedan decidir interrumpir su embarazo, de hecho La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha dicho que “proteger la vida no implica que se tiene que criminalizar el aborto” (GIRE,2019) y la negación al acceso a una interrupción legal del embarazo viola el derecho a la salud de las mujeres.

Es por ello que es importante la despenalización del aborto en México y en los países de América Latina, ya que sólo a través del ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres se puede proteger la vida prenatal, además de que la maternidad involuntaria es una forma de esclavitud de las mujeres.

Ely Metztli

LA MAREA VERDE EN MÉXICO

La Marea Verde ha llegado para quedarse. Cuatros meses han pasado de éste 2019 y un sinfín de lugares a lo largo del país se han pintado de verde exigiendo aborto legal. Entre ellos, algunos de los lugares emblemáticos fueron los festivales de música Bahidorá, Vive Latino, Ceremonia y el Senado de la República.

El aborto se ha convertido en un tema controversial culturalmente, sin embargo, es más común y natural de lo que la mayoría de las personas piensan. Por ello es importante informarnos y además romper con los estigmas que existe alrededor del tema.

53923220_2585031898191188_7247314930368512000_o

A nivel nacional el aborto únicamente es legal bajo la causal violación, cada Estado de la República tiene sus causales específicas y solamente la Ciudad de México permite la interrupción del embarazo por voluntad propia. Bajo este panorama, el aborto en condiciones seguras y bajo un marco legal es posible solamente para un sector pequeño de la población. Aunado a ello, la negligencia médica, la falta de recursos del sector de salud tales como protocolos de atención, hacen que el acceso a causales sea mínimo y convierten un derecho humano en un privilegio al que pocas personas tienen acceso.

El aborto además de ser un tema de derechos humanos; derechos sexuales y reproductivos es un tema de justicia social a favor de la autonomía que tienen las mujeres de elegir sobre su cuerpo, que a su vez contribuye a minimizar la brecha de género y a la construcción de igualdad sustantiva.

53698412_2585031928191185_3515421415991934976_o.jpg

Por ello, es importante y necesario poner el tema sobre la mesa y continuar con el activismo desde diferentes espacios. Además, la coyuntura política y social demanda que el tema se aborde desde diferentes formas y en diferentes lugares, lo que a su vez permite la recuperación y apropiación del espacio público. Esta lucha y exigencia de derechos requiere crear redes, el aborto es una realidad social que trastoca diferentes escenarios por eso trabajamos sobre el tema desde diferentes organizaciones tanto a nivel nacional como a nivel local. Tal como está sucediendo actualmente en Puebla con la Campaña Aborto Legal Puebla, la cual está conformada por mujeres que trabajan el tema desde diversas organizaciones y espacios como son ODESyR, CAFIS, El Taller, LadoB, DDESER Puebla y más. La campaña además de poner el tema sobre la mesa trabaja desde diferentes espacios apoyada de la incidencia política y el activismo que sea realiza de manera mensual cada día 28. Hasta ahora, campañas como #VoluntarioSeaElFrutoDeTuVientre y #AbortoLegalPuebla han dejado ver en redes sociales somos muchas las personas que estamos convencidas de luchar por nuestros derechos.

Así que no olvides unirte a esta campaña y hacer activismo el próximo 28 y también recuerda que en Puebla el aborto es legal bajo cuatro causales: Involuntario, peligro de muerte de la mujer, malformaciones congénitas y cuando es resultado de una violación. Además, si estás embarazada y quieres interrumpir tu embarazo, nosotras te acompañamos.

53405452_2585031798191198_3708582325974466560_o.jpg

8va Marcha de las Putas en Puebla

La 8ª marcha de las putas en Puebla recordó a la sociedad que las mujeres nos organizamos y luchamos por nuestros derechos.

 “Todas putas, todas diversas, todas contra la heteronorma”

 

Ely Meztli

 

DSC_0484Fotos de Ely Meztli

El pasado domingo 14 de octubre, alrededor de 500 mujeres, denunciamos e hicimos visible la violencia que vivimos en sus diversas formas: acoso, abusos, violaciones, desapariciones y feminicidios.

DSC_0595Fotos de Ely Meztli

De acuerdo con el Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr), en Puebla se han registrado 63 feminicidios de enero a octubre del 2018.

Según la autora Mariana Berlanga Gayrón: “el feminicidio no puede entenderse sin los mandatos de género que llevan a la violación y al asesinato, pero también a la negligencia, la complicidad, la culpabilidad y el silencio”.

Es por esto que, desde el 2011 se ha llevado a cabo la marcha, principalmente encabezada por compañeras de la organización El Taller A.C.

DSC_0590Fotos de Ely Meztli

Pero ¿Cómo comenzó? y ¿Dónde surgió?

La iniciativa surgió en Canadá (Slut Walk) en el año 2011, cuando un policía de nombre Michael Sanguinetti, declaró que “las mujeres deberían dejar de vestir como putas para que no las violentaran”.

Esto produjo una gran ola de indignación y grupos de mujeres salieron a las calles con atuendos “provocativos”, bajo la consigna de que las mujeres deben ser respetadas, no importa la ropa que usen.

Ese mismo año, la manifestación se replicó en países como Estados Unidos, Perú, Colombia, Costa Rica, Uruguay, México, entre otros.

Entérate que no es una marcha en la que solo participen trabajadoras sexuales.

En Puebla diversos medios siguen fomentando esta idea. Sin embargo esta es un encuentro de exigencias por eliminar todas las formas de violencia hacia las mujeres, incluyendo la que viven trabajadoras sexuales, estudiantes criminalizadas por protestar, víctimas de feminicidio, maltrato, discriminación, entre muchas otras.

 

DSC_0567Fotos de Ely Meztli

Entonces,  ¿Quiénes participaron en la marcha?

Este año estuvo encabezada por la madre de Paulina Camargo, jóven estudiante de 19 años, desaparecida por su pareja.

Durante la misma, llovieron los gritos de madres buscando a sus hijas y pidiendo justicia por ellas.

Se escucharon voces de feministas, activistas y estudiantes; antropólogas, rockeras, científicas, jefas de familia y demás. Así mismo, compañerxs del moviento LGBT marcharon y mostraron su apoyo.

También se sumaron al contingente las mujeres organizadas de la Unión Popular de Vendedores y Ambulantes “28 de octubre” pidiendo justicia para Meztli Omixóchitl Sarabia, quien fue asesinada el 29 de junio de 2017 en el mercado Hidalgo.

DSC_0515

DSC_0523Fotos de Ely Meztli

Ni Putas Ni Santas, Sólo Mujeres

La exigencia a las autoridades por la investigación de los más de 800 casos de mujeres desaparecidas, la Declaratoria de Alerta de  Violencia de Género y el acceso a servicios de Aborto legal, seguro y gratuito se mantuvo en todo momento.

Queremos que se hagan valer nuestros derechos como ciudadanas, garantizándonos seguridad, justicia y el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos.

DSC_0506Fotos de Ely Meztli

¿Y en otros países, resuena igual?

El caso más exitoso de los países latinoamericanos en donde se lleva a cabo la marcha, es sin duda, el de Ecuador, en donde cada año, las mujeres ocupan el espacio público con festivales de música que acompañan la marcha.

Si te interesa saber más de este movimiento visita su página:

http://www.facebook.com/SlutwalkEcuador/

Y todo esto… ¿para qué sirve?

Como mujeres que habitamos en México, sabemos que al salir de nuestras casas o de cualquier lugar en el que nos encontremos, podemos correr algún peligro. Es absurdo que tengamos que pensar qué ropa será menos “provocativa” para evitar  “ponernos” en riesgo.

Nos criminalizan por ser acosadas en la calle, por las violencias que vivimos y juzgan nuestros cuerpos basándose en  imposiciones morales y religiosas.

Sin embargo, cada año, somos más y mejor organizadas; seguiremos pidiendo lo que por ley nos pertenece, cuidándonos unas a otras, exigiendo libertad y justicia. Muy pronto seremos como termitas acabando con el heteropatriarcado y el machismo, que tanto daño nos hace a todxs.

“Las mujeres lo hemos perdido todo, hasta el miedo”

Para eso sirve, para contagiar libertad, gritar autonomía y que la gente sepa que no olvidamos y luchamos todas juntas, sin miedo.

“Van a volver… las balas que disparaste van a volver,

la sangre que derramaste la pagarás,

las mujeres que asesinaste

no morirán, no morirán.”

 

 

28 de septiembre ¿Dónde nos encontramos?

28 de septiembre. Día por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe.

Un sin fin de condiciones continúan limitando el acceso al aborto según el país donde vivan las mujeres y es que conforme a las Tabulaciones especiales de datos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas más del 97% de las mujeres en edad reproductiva en América Latina y el Caribe viven en países con leyes de aborto restrictivas, por ejemplo, en el Salvador, Honduras, Haití, Nicaragua, Surinam y Republica Dominicana está totalmente prohibido el aborto sin excepción, en el resto de A.L. y el Caribe se rigen por alguna de las cuatro causales existentes al momento y menos del 3% de las mujeres de la región viven en países en donde el aborto es legal, a excepción de Cuba, Guyana, Uruguay y Puerto Rico donde es legal sin restricción en cuanto a razón.

Como consecuencia tenemos que entre 2010 y 2014 el 60% de abortos fue inseguro y 10% del total de las muertes maternas se debieron a abortos clandestinos y es que se estima que cada año ocurren 14 millones de embarazos no planeados en América Latina y el Caribe; de estos, cerca de la mitad (46%) terminan en aborto.

28 de Septiembre, Dia por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe, juntas continuemos construyendo una vida más justa, equitativa, en igualdad de derechos y sin más muertes de mujeres a causa de abortos clandestinos.

Para más información sobre el tema, te compartimos algunas páginas y documentos que pueden interesarte:

Aborto en América Latina y el Caribe, Guttmacher Institute:

https://www.guttmacher.org/es/fact-sheet/aborto-en-america-latina-y-el-caribe

“Maternidad o castigo: La criminaliación del aborto en México”, GIRE:

http://criminalizacionporaborto.gire.org.mx/#/

 

 

Historieta Blog

Películas y documentales sobre aborto

Alejándonos un poco de los clásicos, conformamos una selección propia de películas que toman el aborto como tema central, en un intento por dar mayor prioridad a las opciones de años recientes y cuyas historias también aportan a la eliminación del estigma sobre el tema, visibilizan casos importantes dentro de nuestro país y otras partes del mundo (sin caer en el amarillismo o dramatismo excesivo) y además, se pueden compartir en una interesante tarde de cine.

Esperamos que las disfruten y nos recomienden más títulos para compartir en esta lista.

Ficción:

1.- GRANDMA (EU, 2015, 79 min)

Sinopsis: Tres generaciones de mujeres se encuentran cuando la última de ellas necesita conseguir dinero para poder interrumpir su embarazo. La abuela Elle y Sage pasarán todo el día en un viaje por la ciudad, visitando y enfrentándose a viejas amistades para poder lograrlo.

 

2.- 4 meses, 3 semanas y 2 días (Rumania, 2007, 113 min)

Sinopsis: Rumanía, durante los últimos días del comunismo. Otilia y Gabita son estudiantes y comparten habitación en una residencia en Bucarest. Gabita está embarazada, pero no quiere tenerlo. Las jóvenes acuerdan un encuentro con un tal Mr. Bebe en un hotel barato, para que le practique un aborto ilegal.

3.- 7 semanas (Chile, 2015, 67 min)

Sinopsis: Camila, una joven estudiante de danza, queda embarazada de su novio Simón. La noticia se esparce vertiginosamente, ilusionando a todos con la llegada de un bebé, pero Camila no está segura de ser madre, por lo que deberá enfrentarse a una compleja decisión.

https://vimeo.com/283560169

 

4.- Obvious Child (EU, 2014, 83min)

Sinopsis: La película sigue a Donna, una comediante de stand-up que queda embarazada de un chico que conoció en la que parecía una de sus peores noches. Decidida a que no está en el mejor momento para ser madre, decide abortar el día de San Valentín, todo ello en clave de humor.

 

5.- Serie: TARDE BABY (2018, 8 capítulos)

Una serie protagonizada y hecha por un equipo técnico integrado sólo por mujeres sobre un mundo postapocalípitico en el que las mujeres lograron el derecho a decidir sobre sus cuerpos y ahora no saben qué hacer con tanta libertad.

Teníamos que incluirla, porque a través de la comedia feminista evidencia algunos de los prejuicios y comportamientos machistas más comunes.

 

 

Documental:

1.- Era yo, otra vez. (México, 2017, 24 min)

Sinopsis: A través de cartas a sí mismas, tres historias de mujeres en distintos contextos se entrelazan, mostrando reflexiones sobre sus proyectos de vida y los cambios que experimentaron a partir de la interrupción del embarazo.

 

2.- After Tiller (EU, 2014, 88 min)

Sinopsis: Después del asesinato del Dr. George Tiller en Kansas en 2009, en la actualidad hay sólo cuatro médicos que quedan en el país que ofrecen abortos tardíos para las mujeres.

 

3.- Las libres, la historia después de… (México, 2013, 94 min) 

Sinopsis: El documental se centra en la experiencia de la organización mexicana “Las libres”, que logró sacar luego de una intensa campaña a 9 mujeres de la cárcel que estaban condenadas a 30 años de prisión acusadas de “homicidio en razón de parentesco”.

 

4.- Yo aborto, tú abortas, todxs callamos (Argentina, 2013, 101 min)

Sinopsis: Siete mujeres, provenientes de distintas clases socioculturales reflexionan sobre una problemática que todas vivieron en sus cuerpos: el aborto clandestino. A través de sus testimonios, se intenta derribar ciertos mitos en relación a la interrupción voluntaria del embarazo, para así obtener una mirada renovada y desestigmatizante del tema.

 

5.- Yo decido. El tren de la libertad (España, 2014, 42 min)

Sinopsis: España 2014. Tras años de avance en los derechos de la mujer, el nuevo Gobierno en el poder propone un anteproyecto de ley para restringir el derecho al aborto. Ante esta noticia, un pequeño grupo de mujeres asturianas se moviliza provocando que cientos de miles de personas de todo el país se trasladen a Madrid en tren, juntándose en una multitudinaria manifestación y llegando incluso a otras capitales del mundo.

 

6.- Vessel (EU, 2013, 90 min)

Sinopsis: Vessel (“Barco” en holandés) es un documental de Diana Whitten que cuenta, por las mismas protagonistas, la historia de la ONG Women on Waves, fundada en 1999 y dirigida por la Dra. Rebecca Gomperts con el objetivo de asistir a mujeres que quisieran abortar y no lo pudieran hacer por la situación legal de su país.

 

7.- Caso Roe: El aborto en EEUU (EU, 2018, 99min)

Sinopsis: Documental sobre el derecho al aborto en Estados Unidos. Bajo la perspectiva de la sentencia judicial Roe contra Wade, este documental conecta los grandes momentos políticos y sociales de los últimos 45 años, revelando cómo los derechos reproductivos de las mujeres se convirtieron quizás en una herramienta clave de los grupos religiosos con intención de influenciar al gobierno en la cuestión del aborto.

 

8.- “Que sea Ley, la revolución de las pibas” (Argentina, 2018, 35 min)

El registro aborda la vigilia desarrollada en las calles bonaerenses el 8 de agosto, día en que el senado argentino votó en contra de la Ley de Interrupción del embarazo.

 

36 datos que debes saber para entrarle informadx a la discusión sobre el acceso al aborto.

Desde el inicio del milenio el aborto ha sido un tema de interés para la sociedad latinoamericana en general, y aunque parezca un tema reciente en realidad es más antiguo de lo que parece.

El poder de decidir sobre nuestro cuerpo ha estado presente en las mujeres desde hace mucho tiempo, se esconde entre los secretos de nuestras abuelas y en nuestra herencia prehispánica, plagada remedios caseros. El aborto clandestino ha pasado de generación en generación hasta hacerse visible y ser parte de una lucha social que busca darle a las mujeres voz sobre su cuerpo.

Esta misma clandestinidad ha hecho que en torno a esta decisión se generen muchas interrogantes y mitos, es por eso que hoy decidimos desmontar varios y reunir algunos de los datos más importantes a entender cuando se quiere entrar a la discusión sobre el acceso al aborto legal y seguro en el mundo.

En el mundo:

1.- Cada año se realizan cerca de 22 millones de abortos inseguros a nivel mundial, y la cifra estimada de mujeres que mueren anualmente por complicaciones derivadas de abortos inseguros es de 47 mil. De esta manera, el aborto inseguro es, en pleno siglo XXI, una de las principales causas de muerte y morbilidad materna. (OMS)

2.- La probabilidad de que una mujer interrumpa un embarazo no deseado es prácticamente la misma tanto si hay restricciones legales como si no.

3.- El aborto es legal en un total de 58 países.

4.- Rusia fue el primer país del mundo en despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo en 1920.

5.- En América Latina, Cuba fue el primer país en despenalizar completamente el aborto(dentro del primer trimestre de gestación) en 1965.

6.- En Latinoamérica los países que permiten el aborto sin restricciones son México en la capital, Uruguay, Guyana y Guyana Francesa.

7.- Sólo hay cinco países en el mundo que no permiten abortos bajo ninguna circunstancia, tres en América Latina: República Dominicana, El Salvador y Nicaragua. Los otros dos se encuentran en Europa, la Ciudad del Vaticano y Malta, según el Centro de Investigación Pew Research.

8.- Recientemente, en Chile se aprobó la legalización del aborto en 3 causales (2017) y en Irlanda se aprobó en mayo de 2018 un referendum para eliminar de la Constitución un punto que equiparaba la vida de la mujer a la del feto.

9.- Uruguay legalizó el aborto en 2012 y desde que entró en vigencia la ley, un informe del International Journal of Gynecology and Obstetrics lo destacó como el segundo país con menor mortalidad materna en toda América, solo superado por Canadá.

10.- Según cálculos de la OMS entre 2010 y 2014, en el mundo hubo cada año unos 25 millones de abortos sin condiciones de seguridad, casi todos ellos en países en desarrollo. De ellos, 8 millones fueron practicados en las condiciones que menos seguridad ofrecen, o condiciones peligrosas.

11.- 3 de cada 4 abortos practicados en África y América Latina discurrieron sin condiciones de seguridad.

12.- Entre un 4,7% y un 13,2% de la mortalidad materna anual puede atribuirse a un aborto sin condiciones de seguridad.

13.- En los países en desarrollo, cada año hay alrededor de 7 millones de mujeres que son hospitalizadas a consecuencia de un aborto sin condiciones de seguridad.

14.- Se calcula que el costo anual del tratamiento de las principales complicaciones resultantes de un aborto sin condiciones de seguridad asciende a $553 millones.

15.- Es posible prevenir casi todos los casos de muerte o discapacidad a consecuencia de un aborto mediante la educación sexual, el uso de métodos anticonceptivos eficaces, la práctica de abortos provocados legales y seguros y la atención a tiempo de las complicaciones.

16.- El aborto es considerado un tema de justicia social, ya que “las mujeres pobres tienen más probabilidades de someterse a un aborto peligroso que las mujeres más acomodadas” (OMS)

17.- En América latina y el Caribe la tercera parte de los embarazos los atraviesan menores de 18 años, y de ese grupo, un 20% son menores de 15 años. La región es la única del mundo donde el número de partos de niñas y jóvenes menores de 15 años aumentó en los últimos tiempos. (Organización de Estados Americanos)

18.- Las leyes restrictivas van asociadas a tasas elevadas de abortos peligrosos

 

clarín

Fotografía: clarin.com

 

En México:

19.- En la Ciudad de México, la ley de Interrupción del Embarazo hasta las 12 semanas de gestación por petición de la mujer es legal desde 2007.

20.- La tasa de muerte desde ese año es de 0%.

21.- En 2009, 16 de los 32 Congresos locales modificaron las constituciones de los estados, para establecer la protección de la vida humana desde el momento de la concepción, aumentando la criminalización a las mujeres que abortan por cualquier motivo

22.- Según publicó la Organización Mexicana Inmujeres, antes de 2007, seis de cada diez mujeres morían por complicaciones en el aborto en la Ciudad de México.

23.- En el resto de los estados de la república, las causales por las que es legal acceder a un aborto varían y sólo la causal violación se mantiene en todo el país.

24.- Michoacán y Yucatán son los únicos estados en los que se incluye la causal de razones socio-económicas para poder solicitar la interrupción de un embarazo de manera legal.

25.- A principios de este año, el Senado aprobó por mayoría, la reforma a la Ley General de Salud, que contempla la objeción de conciencia, lo que permite a médicos y enfermeras negarse a ofrecer algunos servicios médicos, como el aborto o la eutanasia, si lo consideran éticamente incorrecto.

26.- De acuerdo a la NOM046 Numeral 6.4.2.7. En caso de embarazo por violación, se deberán prestar servicios de interrupción voluntaria del embarazo presentando una solicitud por escrito, sin necesidad de una denuncia previa.

27.- De 2000 a 2017, fueron criminalizadas tres mil 900 mujeres en el país por interrumpir su embarazo, principalmente las de más escasos recursos (Las libres AC).

28.- “Más del 70% tiene que ver con abortos espontáneos, pero están criminalizadas por homicidio en razón de parentesco (un delito que tiene una pena mayor)”

29.- Cada año, de 2015 a 2017 se iniciaron, en promedio, 500 investigaciones por el delito de aborto en el país.

30.- En México, según datos del Ministerio de la Mujer, 4 de cada 10 niñas menores de 15 años fueron víctimas de abusos sexuales, lo cual derivó en que en 2015 cerca de 10 mil niñas entre 10 y 14 años se convirtieran en madres.

31.- El aborto inseguro continúa siendo la 4ta causa de muerte materna en el país; y las mujeres en México continúan siendo criminalizadas por el delito de aborto, en ocasiones con penas de prisión de hasta de 6 años.

En Puebla:

32.- En Puebla existen 4 causales por las que es legal interrumpir un embarazo:  Violación, malformaciones congénitas graves, aborto imprudencial (o espontáneo) y peligro de muerte de la mujer embarazada. (Art. 343 Código Penal)

33.- Las penas para las mujeres que abortan de manera voluntaria van de 1 año a 5 años de prisión, si no se encuentran dentro de las siguientes circunstancias: Que no tenga mala fama, que haya logrado ocultar su embarazo o que este embarazo no sea “fruto” de su matrimonio.

34.- Puebla es el tercer estado con mayor número de mujeres que viajan a la Ciudad de México para interrumpir un embarazo.

El último reporte del Sistema de Información de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) reveló que el estado se mantiene en el tercer lugar con más mujeres que acuden a realizarse esta práctica de manera legal, detrás de la Ciudad de México con 124 mil 500 y el Estado de México con 44 mil 271.

35.- La ciudad de Puebla se encuentra en el primer lugar a nivel nacional en número de embarazos de niñas entre 10 y 14 años, según datos del Consejo Estatal de Población del Estado de Puebla.

36.- Impedirle la ILE a una niña o adolescente que ha quedado embarazada a consecuencia de una violación sexual, representa un riesgo aún mayor para su vida pues, de acuerdo con la OMS, las niñas embarazadas menores de 16 años corren un riesgo de defunción materna cuatro veces más alto que las mujeres de 20 a 30 años, y la tasa de mortalidad de sus neonatos es aproximadamente 50% mayor.

Del Estado Federal y las causales inaccesibles

Andrea Zurita

Los Estados Unidos Mexicanos conforman una república democrática federal, lo que significa que existen varios centros políticos, los cuales, en este caso, se llaman Estados y gozan de un grado de autonomía. Por ello cuando hablamos de causales legales de aborto o formas de acceder a una interrupción legal del embarazo (ILE), es importante tener presente la situación particular de cada uno de estos Estados.

En México, a nivel nacional, únicamente contamos con una causal de aborto legal que se extiende por todo el país: cuando el embarazo es resultado de una violación.

Por otro lado, de todas las causales existentes en cada estado, hay un total de ocho: violación, alteraciones genéticas o congénitas graves en el producto, inseminación artificial no consentida, peligro de muerte, voluntad de la mujer, imprudencial o culposo, salud, y causas económicas (GIRE, 2015). A pesar de que existen algunos con las mismas causales, los procedimientos para solicitar una ILE, los protocolos de prestación de servicios de las instituciones de salud y la penalización cuando se realiza un aborto fuera de alguna de estas causales varían dependiendo de la entidad federativa, (con excepción de la causal violación).

persepolis_3lg

Mientras que en algunas entidades las penas van desde dos meses hasta dos años de prisión o trabajo comunitario para la mujer embarazada “que voluntariamente procure su aborto o consienta en que otro la haga abortar”, en Puebla van desde seis meses hasta un año, siempre y cuando “la madre no tenga mala fama; haya logrado ocultar su embarazo y éste no sea fruto de matrimonio”. Ya que “faltando alguna de las circunstancias mencionadas, se le impondrán de uno a cinco años de prisión” (Art. 342, Código Penal del Estado Libre y Soberano de Puebla).

Es penoso que en un documento oficial como el Código Penal del Estado se refieran a la mujer gestante como “madre” y aún peor, que se le castigue más por “tener mala fama”, concepto que pareciera más de un libro de hace 200 años que de uno legal y de políticas públicas del siglo XXI.

Es importante señalar que las condenas penales también varían dependiendo del sujeto, ya que son diferentes tanto para la mujer gestante, como para quien practique el aborto y la forma en que lo hiciere. En Hidalgo, por ejemplo, la pena también varía cuando se procura el aborto para “evitar la exclusión social o por extrema pobreza” (Art. 157, Código Penal para el Estado de Hidalgo).

Además de eso, el acceso a la ILE también se ve mermado por las clausulas dispuestas en cada entidad, en donde se delimita desde por las semanas de gestación hasta por trámites burocráticos, tales como autorizaciones del Ministerio Público o Juez, hasta otras justificaciones en las que no se establecen los elementos. Un ejemplo de ello es Michoacán, una de las entidades con más causales. Actualmente cuenta con un total de seis, sin embargo, para las causales de violación, inseminación artificial no consentida, procreación asistida no consentida o precaria situación económica solamente es posible acceder legalmente hasta las 12 semanas y “debidamente justificadas”, de acuerdo al Artículo 146, Fracción I del Código Penal para el Estado de Michoacán de Ocampo, aunque este no establece cuáles son los elementos o plazo de la justificación.

Actualmente, la Ciudad de México es la única entidad que permite la interrupción legal del embarazo por petición de la mujer hasta las 12 semanas, por ello ha sido ejemplo en debates sobre la legalización del aborto, tales como el del pasado 13 de junio de 2018 en la Cámara de Diputados en Argentina, quienes después de una sesión de casi 24 horas aprobaron una ley de aborto legal, seguro y gratuito, que posteriormente pasará a sometimiento del Senado, dependiendo de ellos y ellas el que próximamente todo el país argentino goce del derecho a decidir y cuente con el acompañamiento de instituciones públicas de salud que cubran otras la de las deficiencias que tienen pendiente en cuanto a salud de las mujeres.

Si bien es plausible ser ejemplo y que hace poco hayamos festejado los 11 años de la ILE en Ciudad de México, (ley que no solo resguarda el derecho de la autonomía de la mujer para decidir sobre su vida, su cuerpo, sino que también resguarda su derecho a la salud integral) también es sin duda un recordatorio de que aún nos falta mucho por hacer, ya que los derechos no deberían depender ni quedar reducidos por nuestro lugar de residencia.

WhatsApp-Image-2018-06-13-at-19.53.46-930x340(Imagen de Latfem.org)

Esta reciente ola de fuerza feminista traducida en despenalización del aborto nos dará más fuerza para seguir luchando. Aún es incierta la factibilidad de lograr una ley de interrupción legal del embarazo en todo el país tal como sucedió en Irlanda, tal como se lucha en Argentina. Pero de lo que no queda duda, es que la lucha continuará para que por los menos las actuales causales sean accesibles en cada Estado. Ser un Estado Federal y contar con más causales que otros países como Chile o Colombia desde otra perspectiva puede ser de manera positiva.

Aún nos falta mucho. Y nos faltan muchas que mueren y son penalizadas de manera injusta por decidir, por no tener acceso a educación sexual integral y métodos anticonceptivos; o porque corporal y medicamente no soportaron de manera saludable un embarazo y un aborto. Y por ellas, por nosotras, la lucha continúa y con más fuerza.

LEYES-ABORTO-EN-MEXICO-Info-Small-768x543(Imagen de clinicas-aborto.com.mx)

La libertad de decidir, maternidades elegidas.

Todas las mujeres somos diferentes y tenemos diferentes experiencias, y eso nos hace únicas. Como personas, tenemos derecho a elegir libremente la aproximación que deseamos tener al “ser mujer” por mucho que esta elección no corresponda al ideal que se espera de nosotras.

Como garantía, la libertad de elección es un tema que atañe a las mujeres de todas las edades y todos los estratos, incluso está protegida por la Constitución, a pesar de que muchas veces se contradice en la práctica.

La mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo sin presiones externas; no obstante, en la vida cotidiana nos topamos con reacciones y comentarios que parecieran desmentir este hecho. Hoy en día, en México, la palabra mujer se sigue relacionando directamente con “madre”. En un modelo tradicional el “destino inevitable y natural” de una mujer es tener hijos e hijas y dedicarse exclusivamente a su cuidado. Esto, por supuesto es incompatible con la realidad de todas aquellas que no desean tener descendencia y de quienes no pueden tenerla por cuestiones médicas o fisiológicas.

¿Se trata entonces, de que las mujeres que no concreten la maternidad, fallan en su condición de mujer?

Desde hace muchos siglos el concepto de maternidad ha servido para homogeneizar a las mujeres, las sociedades a través del tiempo han interiorizado los conceptos como equivalentes; siendo inseparables el uno del otro. Frecuentemente, tener hijos o hijas es el único camino reconocido socialmente para la adultez de la mujer; es decir, no se le considera auténticamente madura hasta que se convierte en madre (y esposa).

En pleno siglo XXI nos enfrentamos a una gran discusión: Para muchas autoras feministas, la maternidad obstaculiza la realización de la mujer como persona; mientras que la sociedad mexicana pone en un altar la figura materna. Los estudios de género lo discuten prácticamente desde que se originaron, la idea de la maternidad como el destino obligado y forzoso de la mujer es una preocupación constante del feminismo.

Académicas y activistas se han dado a la tarea de cuestionar los modelos tradicionales, rechazando que la maternidad sea el núcleo natural de la identidad de las mujeres y abogando por el más vital de los derechos reproductivos: la libertad de elección sin influencia de factores sociales, culturales y religiosos. Es de vital importancia que las mujeres adquieran la capacidad y el derecho a ejercer su libertad sexual y reproductiva. Decidiendo si desean o no tener hijos, cuántos hijos tendrán y cuánto tiempo pasará entre cada alumbramiento; la planificación familiar resulta un tema crucial para el desarrollo de las mujeres en la sociedad.

Esta discusión no se trata de dar prioridad o aceptación a un modelo de vida sobre otro, no se intenta rechazar a las mujeres que eligen tener hijos e hijas; sino que se busca erradicar la intolerancia a las decisiones contrarias o a quienes viven la experiencia fuera del modelo tradicional.

La maternidad, como el género, es algo que puede y debe definirse desde una visión amplia e incluyente. Es diversa, como diversas son las mujeres. La experiencia de gestación y crianza es diferente para cada persona; por ello, deben abrirse a debate las formas de vivirla, por infinitas que estas sean.

Maternidades diversas en el siglo XXI

Con el paso de los años, el cambio social y económico permitió a las mujeres conquistar espacios antes prohibidos para ellas. En México, desde los años 70`s se implementaron campañas de planificación familiar que redujeron drásticamente los índices de fertilidad, las mujeres comenzaron a tener cada vez menos embarazos y con mayor espacio de tiempo entre cada uno. Esto facilitó su inserción en el mercado laboral, convirtiéndose poco a poco en miembros más activos de la sociedad, con participación constante en la vida social, política y económica del país.

El cambio ha sido paulatino y sostenido. Sin embargo; no ha sido suficiente, ser una mujer y madre que trabaja, con frecuencia cobra un alto costo.

En la mayoría de los casos de mujeres que optan por continuar con una carrera profesional o laboral, deben combinar sus actividades fuera de casa con las tareas domésticas y de cuidado (tanto de hijos e hijas como de otros miembros de la familia). Viéndolo de esta manera, se comprende que si bien, se tuvieron avances en la aceptación social de la madre trabajadora, esta adquirió más responsabilidades. El peso sobre sus hombros se multiplica.

La duplicidad de obligaciones que recaen en las mujeres se normaliza por la sociedad, esto es porque aún hoy en día, el mundo sigue vinculando ser mujer con ser madre. Es a ella a quien corresponden las responsabilidades de crianza, dejando al otro progenitor en un segundo plano, la crianza y cuidado de los hijos sigue siendo un “asunto de mujeres”.

El siglo XXI trajo no solo trajo más libertades para las mujeres, también ayudó a visibilizar las distintas formas de vivir la maternidad, desde enfoques diversos e incluyentes.

Hoy en día, se están abriendo cada vez más espacios para las familias monoparentales, son numerosas las familias que se componen únicamente por la madre y sus hijos, también se contempla la existencia de familias homoparentales, en las que dos mujeres crían a sus hijos.

Como podemos ver, la idea de la maternidad ha cambiado a la par de la sociedad; más el panorama aún es complejo, las mujeres que eligen no ser madres siguen siendo vistas  por su entorno como “mujeres incompletas”. La sociedad no cesa de suponer que la maternidad es inevitable, se comprende como una imposición social y no como una elección.

Las feministas del pasado hicieron su contribución al lograr que el panorama de las mujeres se abriera a la vida laboral y la mayor participación en espacios públicos. Corresponde a nosotras que se convierta en una libre elección para todas las mexicanas y que su vivencia no limite el crecimiento de la madre, sino que potencialice el cambio de paradigmas.

Embarazo adolescente y maternidad forzada: ¿Dónde estamos parados?

Las instituciones de salud a nivel mundial consideran el embarazo en niñas y adolescentes como uno de los problemas de mayor gravedad para la población de mujeres en América Latina. El embarazo no deseado en mujeres menores de 20 años es un foco rojo en el desarrollo económico y social de las regiones de mayor pobreza en el continente, ya que tiene consecuencias directas en la salud física, mental y social de las adolescentes. Esto de acuerdo con cifras publicadas por el estudio de Vidas Robadas de la Federación Americana de Paternidad Planeada (PPFA, por sus siglas en inglés) en niñas de 14 a 19 años.

El impacto de este fenómeno social incluye cifras alarmantes como el alto riesgo de mortalidad materna, que en adolescentes y niñas es dos veces mayor al de mujeres más grandes. También se conoce que la población infantil y adolescente es más propensa a infecciones y enfermedades como la eclampsia; esto aunado a la tendencia de las niñas embarazadas a sufrir síntomas de depresión y en casos extremos, pensamientos de suicidio, durante el embarazo y el post parto.

El embarazo adolescente es consecuencia directa de las escasas políticas públicas de salud sexual y reproductiva que predominan en los países en vías de desarrollo, muchas mujeres jóvenes no tienen acceso a métodos de planificación familiar o de anticoncepción de emergencia, lo que las coloca en una posición de riesgo: frecuentemente, un embarazo adolescente desemboca en una maternidad forzada. Lo que contribuye a perpetuar la vulnerabilidad social de las mujeres, al disminuir sus posibilidades de acceder a educación y trabajo bien remunerado.

Una adolescente embarazada es propensa a ser víctima de un ciclo de pobreza que afecta tanto su calidad de vida como la de sus hijos e hijas. El panorama que se ofrece a una mujer en esta situación es de gravedad alarmante. Un problema de tan gran impacto para la vida de una adolescente no puede ser fácil de abordar. Quizás, la complicación más importante es el origen del problema.

Las maternidades forzadas están determinadas por la violencia, el machismo y la situación de desventaja que enfrentan las mujeres desde la infancia.

Tomemos la cifra que arroja el estudio de la PPFA, sobre el origen de los embarazos en niñas latinoamericanas: hasta el 90% de los embarazos en menores de 14 años son producto de relaciones sexuales no consentidas. Esto nos habla de la frecuencia con que las niñas provenientes de entornos de cierta marginalidad, son víctimas de violación. Recurrentemente el agresor es una persona cercana a la víctima: familiares cercanos y políticos, vecinos y amigos de la familia. Estas conclusiones son muy importantes a tomar en cuenta para el desarrollo de toda acción dirigida a erradicar los embarazos infantiles y adolescentes.

Foto 1

Si bien, la maternidad forzada es un problema a gran escala en toda América Latina, el caso de México y del estado de Puebla es igual de complejo. Según cifras del INEGI, en 2015, el estado de Puebla tenía el 9° lugar nacional en embarazos de niñas y adolescentes, del total de nacimientos registrados en el estado, el 18.4% se presentó en madres menores de 20 años, esto representa 1 de cada 5 nacimientos en todo el estado. Este promedio que presentó Puebla, supera por mucho al promedio considerado por la Organización Mundial de la Salud (11%).

Para este 2018, la ciudad de Puebla capital ya alcanzó el primer lugar en embarazos de madres con edades entre los 10 y 14 años. Tan sólo en Puebla capital, 165 de los nacimientos registrados (de un global de 5,266) fueron alumbramientos de mujeres en la adolescencia.

El apoyo gubernamental es crucial para disminuir los embarazos en poblaciones adolescentes; sin embargo, es un recurso insuficiente. Las carencias de las políticas públicas están registradas por organizaciones sociales y activistas, para las cuales, la maternidad forzada es un problema de salud pública que no ha sido atendido por completo, a pesar de que se han tenido avances a nivel legislativo.

Las mujeres siguen topándose con trabas al ejercer su derecho a la libre elección sobre su cuerpo. Frecuentemente, instituciones jurídicas y de salud desconocen el marco jurídico y los protocolos establecidos para la atención de casos de embrazo adolescente. Este desconocimiento se refleja en el tratamiento inadecuado que reciben las víctimas, tanto en el aspecto médico como en el jurídico. Las mujeres que buscan acercarse a las instancias de atención son revictimizadas y reciben negativas ante sus necesidades, lo que imposibilita que reciban un tratamiento oportuno y se lleve a cabo la interrupción del embarazo.

Foto 2

La situación que predomina en el estado de Puebla es tan solo un vistazo al problema a nivel mundial que urge atender desde todas las aristas posibles: programas de salud sexual y reproductiva, políticas públicas de apoyo a las mujeres jóvenes en situación vulnerable, estrategias de concientización respecto a la paternidad planificada y un mejor acceso a los servicios de salud para niñas y adolescentes.

La atención a un problema tan complejo debe dar cabida a todos los actores posibles, tanto gubernamentales como grupos que surgen de la sociedad civil: activistas y agrupaciones sin fines de lucro que ofrecen orientación, asesoría y acompañamiento integral.

Ante una problemática provocada por factores diversos, se requiere una atención igualmente extensa y constante.

Si te interesa conocer más al respecto, puedes encontrar información más detallada en nuestras fuentes:

Casas, X., Cabrera, Ó.,Reingold, R., & Grossman, D.. (2015). Vidas Robadas: Un estudio multipaís sobre los efectos en la salud de las maternidades forzadas en niñas de 9–14 años. -, de Planned Parenthood Sitio web: https://bit.ly/2vAv42B

Llaven, Y.. (2018). Embarazos de niñas: Ciudad de Puebla. Primer lugar nacional, señala Instituto Municipal de las Mujeres. La Jornada de Oriente, Sitio web: https://bit.ly/2K4t4CG

Miedos de una chica del siglo XXI

El siguiente cuento forma parte de los textos compartidos por colaboradoras externas a quienes agradecemos su participación e interés.

Lita descubrió la carta que Mari había escrito hace un siglo, en el año 2017.

Al estar ordenando las pertenencias de la sabia anciana, también despolvó unos libros y un antiguo dispositivo portátil, el cual ya no tenía batería. Pero lo que más llamó su atención fue el frágil papel donde Mari narraba sus miedos, en aquella época cuando tenía 23 años. La carta decía así:
“Hoy me sentí decepcionada de mí misma por no saber ser más fuerte y demostrárselo a mi mamá, o tal vez es miedo de no poder ser más independiente y demostrarle que en esta sociedad puedo hacer lo que me proponga: viajar sola, estudiar, trabajar en cosas tan grandes que nadie se imagina de lo que una joven es capaz, todo eso sin el requisito, la tonta necesidad social de tener un hombre a su lado.
Pero también me sentí impotente porque es esta misma sociedad, el miedo creciente de no vivir en un país seguro para las mujeres, lo que ha logrado que mi mamá viva con constante miedo de que yo con más probabilidades sufra de la violencia, el crimen, secuestro o violaciones, ya sin decir que en el día a día se vive el machismo.
Así que me pregunté… ¿Soy yo? No me siento débil en lo absoluto, pero sí siento las miradas a mí alrededor, del constante rigor de una sociedad que etiqueta y de un clima de miedo instalado desde lo profundo en cada persona que habita en México.
¿Soy yo? Hoy cualquier persona al caminar tiene miedo de que algo le pueda pasar, por eso debes ser más astuto y precavido que hace 50 años, y la fortaleza de esa coraza debe duplicarse si eres mujer. Pero aún si ya lograste ser fuerte, puedes toparte contra ese muro de cristal, que pensaste que no estaba ahí, que se había abierto para dejarte pasar, pero no, está ahí enraizado, redoblado en su grosor y tu cara se pega duro contra él, te queda ese dolor profundo, esa impotencia.
¿Qué va a pasar ahora? Estoy contra el cristal, pero no veo mi reflejo, no sé quién soy, ni a dónde ir. Porque cuando quiero decir mis planes, no hay un hombre ahí. ¿Y qué si no hay? Tiene que haber uno para que te cuide, me responden. Yo sé que me quieren, pero también puedo cuidarme por mí misma. Déjenme desplegar mis alas para alejarme del cristal, para volar sobre él y ver que hay más allá, no tienen que anclarme a este lugar, con las viejas antorchas que ya no alumbran en los pasillos donde el mármol se desmorona.
He llegado a este punto donde definitivamente no hay vuelta atrás, el camino delante de mí no está lleno de pétalos, pero es el que quiero explorar. Del otro lado, está el más recorrido, un espacio de cuatro paredes con cómodas rutinas, donde todo es conocido. Bueno, me agrada lo desconocido, sé que temen que algo malo me suceda, pero sino avanzo, todo lo malo se va a quedar instalado en mí, porque dejaré de ser yo, será un ave enjaulada, una flor marchitada.
He escuchado ejemplos de otras jóvenes que han recorrido su camino, que de verdad lo han conseguido, voy a platicarles de esos ejemplos, dejaré de esperar la oportunidad para crecer y solo hacerlo para demostrarles… Ah, pero esa palabra, nunca la quise. ¿Por qué tengo que demostrarles aquí, allá, a ellos, a ustedes, a él? Solo quiero ser yo misma, sin etiquetas, sin prejuicios, ni anclajes o predicciones ¿Quién me va a querer así?
Cierto que en este mundo cada vez más hostil, inseguro y fragmentado, crear un vínculo, uno verdadero, donde con tus debilidades y errores, te sigan apreciando tal cual eres, es un milagro, una fortuna de pocos y el delirio de muchos. Sí afuera todos tienen miedo, quiero elegir no temer a lo único que nos puede salvar, el amor.
También tenía miedo del amor, ya no más. Quizá no sepa mucho, pero sé que quiero a alguien con quien compartir, caminar e intercambiar, aprender de los dos, que ambos podamos complementar nuestra vida y que al verlo descubra otros detalles que yo no apreciaba. Desecho la idea de que solo con un hombre la mujer sea definida, el pensamiento de que sin él entonces no puedo vivir sola, no puedo viajar, aprender, crecer… De que sin él no conozca la felicidad, el cariño, la dicha… Que él nos hace mujeres… Esa es la idea plantada en una sociedad de masa arcaica.
Pero si esa es la verdad, si eso es el amor en México, entonces vuelve el miedo y me cuestiono, ¿acaso no viviré el amor? Quiero creer que no todos los hombres son así, ni que todas las personas que aquí habitan piensan así. Pero debo enfrentar y transformar un poco la forma en que ven las cosas aquellas personas que me rodean, amigos, familiares, compañeros de trabajo y de estudio.”
Un escalofrío recorría el cuerpo de Lita mientras terminaba la carta, pero luego se dio cuenta que, aunque la carta no terminó con una solución expresa a aquellos miedos, si ella existía era porque al fin de cuentas Mari había logrado todo lo que alguna vez se propuso.
En el siglo XXII las chicas tienen miedo a ser envenenadas por las nebulosas, a ser tragadas con las mismas posibilidades que un hombre por un hoyo negro, pero no temen que alguien de su misma especie las asesine.

Gen de Nube
27 años. Puebla, Puebla

Escritora, Licenciada en Comunicación. Apasionada de los viajes, el cine documental y la música.