La libertad de decidir, maternidades elegidas.

Todas las mujeres somos diferentes y tenemos diferentes experiencias, y eso nos hace únicas. Como personas, tenemos derecho a elegir libremente la aproximación que deseamos tener al “ser mujer” por mucho que esta elección no corresponda al ideal que se espera de nosotras.

Como garantía, la libertad de elección es un tema que atañe a las mujeres de todas las edades y todos los estratos, incluso está protegida por la Constitución, a pesar de que muchas veces se contradice en la práctica.

La mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo sin presiones externas; no obstante, en la vida cotidiana nos topamos con reacciones y comentarios que parecieran desmentir este hecho. Hoy en día, en México, la palabra mujer se sigue relacionando directamente con “madre”. En un modelo tradicional el “destino inevitable y natural” de una mujer es tener hijos e hijas y dedicarse exclusivamente a su cuidado. Esto, por supuesto es incompatible con la realidad de todas aquellas que no desean tener descendencia y de quienes no pueden tenerla por cuestiones médicas o fisiológicas.

¿Se trata entonces, de que las mujeres que no concreten la maternidad, fallan en su condición de mujer?

Desde hace muchos siglos el concepto de maternidad ha servido para homogeneizar a las mujeres, las sociedades a través del tiempo han interiorizado los conceptos como equivalentes; siendo inseparables el uno del otro. Frecuentemente, tener hijos o hijas es el único camino reconocido socialmente para la adultez de la mujer; es decir, no se le considera auténticamente madura hasta que se convierte en madre (y esposa).

En pleno siglo XXI nos enfrentamos a una gran discusión: Para muchas autoras feministas, la maternidad obstaculiza la realización de la mujer como persona; mientras que la sociedad mexicana pone en un altar la figura materna. Los estudios de género lo discuten prácticamente desde que se originaron, la idea de la maternidad como el destino obligado y forzoso de la mujer es una preocupación constante del feminismo.

Académicas y activistas se han dado a la tarea de cuestionar los modelos tradicionales, rechazando que la maternidad sea el núcleo natural de la identidad de las mujeres y abogando por el más vital de los derechos reproductivos: la libertad de elección sin influencia de factores sociales, culturales y religiosos. Es de vital importancia que las mujeres adquieran la capacidad y el derecho a ejercer su libertad sexual y reproductiva. Decidiendo si desean o no tener hijos, cuántos hijos tendrán y cuánto tiempo pasará entre cada alumbramiento; la planificación familiar resulta un tema crucial para el desarrollo de las mujeres en la sociedad.

Esta discusión no se trata de dar prioridad o aceptación a un modelo de vida sobre otro, no se intenta rechazar a las mujeres que eligen tener hijos e hijas; sino que se busca erradicar la intolerancia a las decisiones contrarias o a quienes viven la experiencia fuera del modelo tradicional.

La maternidad, como el género, es algo que puede y debe definirse desde una visión amplia e incluyente. Es diversa, como diversas son las mujeres. La experiencia de gestación y crianza es diferente para cada persona; por ello, deben abrirse a debate las formas de vivirla, por infinitas que estas sean.

Maternidades diversas en el siglo XXI

Con el paso de los años, el cambio social y económico permitió a las mujeres conquistar espacios antes prohibidos para ellas. En México, desde los años 70`s se implementaron campañas de planificación familiar que redujeron drásticamente los índices de fertilidad, las mujeres comenzaron a tener cada vez menos embarazos y con mayor espacio de tiempo entre cada uno. Esto facilitó su inserción en el mercado laboral, convirtiéndose poco a poco en miembros más activos de la sociedad, con participación constante en la vida social, política y económica del país.

El cambio ha sido paulatino y sostenido. Sin embargo; no ha sido suficiente, ser una mujer y madre que trabaja, con frecuencia cobra un alto costo.

En la mayoría de los casos de mujeres que optan por continuar con una carrera profesional o laboral, deben combinar sus actividades fuera de casa con las tareas domésticas y de cuidado (tanto de hijos e hijas como de otros miembros de la familia). Viéndolo de esta manera, se comprende que si bien, se tuvieron avances en la aceptación social de la madre trabajadora, esta adquirió más responsabilidades. El peso sobre sus hombros se multiplica.

La duplicidad de obligaciones que recaen en las mujeres se normaliza por la sociedad, esto es porque aún hoy en día, el mundo sigue vinculando ser mujer con ser madre. Es a ella a quien corresponden las responsabilidades de crianza, dejando al otro progenitor en un segundo plano, la crianza y cuidado de los hijos sigue siendo un “asunto de mujeres”.

El siglo XXI trajo no solo trajo más libertades para las mujeres, también ayudó a visibilizar las distintas formas de vivir la maternidad, desde enfoques diversos e incluyentes.

Hoy en día, se están abriendo cada vez más espacios para las familias monoparentales, son numerosas las familias que se componen únicamente por la madre y sus hijos, también se contempla la existencia de familias homoparentales, en las que dos mujeres crían a sus hijos.

Como podemos ver, la idea de la maternidad ha cambiado a la par de la sociedad; más el panorama aún es complejo, las mujeres que eligen no ser madres siguen siendo vistas  por su entorno como “mujeres incompletas”. La sociedad no cesa de suponer que la maternidad es inevitable, se comprende como una imposición social y no como una elección.

Las feministas del pasado hicieron su contribución al lograr que el panorama de las mujeres se abriera a la vida laboral y la mayor participación en espacios públicos. Corresponde a nosotras que se convierta en una libre elección para todas las mexicanas y que su vivencia no limite el crecimiento de la madre, sino que potencialice el cambio de paradigmas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: