Del Estado Federal y las causales inaccesibles

Andrea Zurita

Los Estados Unidos Mexicanos conforman una república democrática federal, lo que significa que existen varios centros políticos, los cuales, en este caso, se llaman Estados y gozan de un grado de autonomía. Por ello cuando hablamos de causales legales de aborto o formas de acceder a una interrupción legal del embarazo (ILE), es importante tener presente la situación particular de cada uno de estos Estados.

En México, a nivel nacional, únicamente contamos con una causal de aborto legal que se extiende por todo el país: cuando el embarazo es resultado de una violación.

Por otro lado, de todas las causales existentes en cada estado, hay un total de ocho: violación, alteraciones genéticas o congénitas graves en el producto, inseminación artificial no consentida, peligro de muerte, voluntad de la mujer, imprudencial o culposo, salud, y causas económicas (GIRE, 2015). A pesar de que existen algunos con las mismas causales, los procedimientos para solicitar una ILE, los protocolos de prestación de servicios de las instituciones de salud y la penalización cuando se realiza un aborto fuera de alguna de estas causales varían dependiendo de la entidad federativa, (con excepción de la causal violación).

persepolis_3lg

Mientras que en algunas entidades las penas van desde dos meses hasta dos años de prisión o trabajo comunitario para la mujer embarazada “que voluntariamente procure su aborto o consienta en que otro la haga abortar”, en Puebla van desde seis meses hasta un año, siempre y cuando “la madre no tenga mala fama; haya logrado ocultar su embarazo y éste no sea fruto de matrimonio”. Ya que “faltando alguna de las circunstancias mencionadas, se le impondrán de uno a cinco años de prisión” (Art. 342, Código Penal del Estado Libre y Soberano de Puebla).

Es penoso que en un documento oficial como el Código Penal del Estado se refieran a la mujer gestante como “madre” y aún peor, que se le castigue más por “tener mala fama”, concepto que pareciera más de un libro de hace 200 años que de uno legal y de políticas públicas del siglo XXI.

Es importante señalar que las condenas penales también varían dependiendo del sujeto, ya que son diferentes tanto para la mujer gestante, como para quien practique el aborto y la forma en que lo hiciere. En Hidalgo, por ejemplo, la pena también varía cuando se procura el aborto para “evitar la exclusión social o por extrema pobreza” (Art. 157, Código Penal para el Estado de Hidalgo).

Además de eso, el acceso a la ILE también se ve mermado por las clausulas dispuestas en cada entidad, en donde se delimita desde por las semanas de gestación hasta por trámites burocráticos, tales como autorizaciones del Ministerio Público o Juez, hasta otras justificaciones en las que no se establecen los elementos. Un ejemplo de ello es Michoacán, una de las entidades con más causales. Actualmente cuenta con un total de seis, sin embargo, para las causales de violación, inseminación artificial no consentida, procreación asistida no consentida o precaria situación económica solamente es posible acceder legalmente hasta las 12 semanas y “debidamente justificadas”, de acuerdo al Artículo 146, Fracción I del Código Penal para el Estado de Michoacán de Ocampo, aunque este no establece cuáles son los elementos o plazo de la justificación.

Actualmente, la Ciudad de México es la única entidad que permite la interrupción legal del embarazo por petición de la mujer hasta las 12 semanas, por ello ha sido ejemplo en debates sobre la legalización del aborto, tales como el del pasado 13 de junio de 2018 en la Cámara de Diputados en Argentina, quienes después de una sesión de casi 24 horas aprobaron una ley de aborto legal, seguro y gratuito, que posteriormente pasará a sometimiento del Senado, dependiendo de ellos y ellas el que próximamente todo el país argentino goce del derecho a decidir y cuente con el acompañamiento de instituciones públicas de salud que cubran otras la de las deficiencias que tienen pendiente en cuanto a salud de las mujeres.

Si bien es plausible ser ejemplo y que hace poco hayamos festejado los 11 años de la ILE en Ciudad de México, (ley que no solo resguarda el derecho de la autonomía de la mujer para decidir sobre su vida, su cuerpo, sino que también resguarda su derecho a la salud integral) también es sin duda un recordatorio de que aún nos falta mucho por hacer, ya que los derechos no deberían depender ni quedar reducidos por nuestro lugar de residencia.

WhatsApp-Image-2018-06-13-at-19.53.46-930x340(Imagen de Latfem.org)

Esta reciente ola de fuerza feminista traducida en despenalización del aborto nos dará más fuerza para seguir luchando. Aún es incierta la factibilidad de lograr una ley de interrupción legal del embarazo en todo el país tal como sucedió en Irlanda, tal como se lucha en Argentina. Pero de lo que no queda duda, es que la lucha continuará para que por los menos las actuales causales sean accesibles en cada Estado. Ser un Estado Federal y contar con más causales que otros países como Chile o Colombia desde otra perspectiva puede ser de manera positiva.

Aún nos falta mucho. Y nos faltan muchas que mueren y son penalizadas de manera injusta por decidir, por no tener acceso a educación sexual integral y métodos anticonceptivos; o porque corporal y medicamente no soportaron de manera saludable un embarazo y un aborto. Y por ellas, por nosotras, la lucha continúa y con más fuerza.

LEYES-ABORTO-EN-MEXICO-Info-Small-768x543(Imagen de clinicas-aborto.com.mx)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: